¿Cambian las encuestas los votos?

Los resultados de las encuestas no sólo miden la evolución de las perspectivas de votos hacia determinados partidos políticos. También son aprovechadas por los responsables de las campañas electorales, desde hace tiempo, como un instrumento más del marketing electoral de los muchos que utilizan a lo largo de una campaña electoral.

 

Ideas principales:

  • A nivel de estrategia electoral es importante medir el potencial efecto que pueden suponer las publicaciones de estas encuestas de cara a la generación de expectativas en el electorado, su movilización e incluso la desmotivación de electorados rivales…
  • En muchas ocasiones, la tergiversación de los datos obtenidos, la alteración final de los resultados o el condicionamiento de los mismos a través de la dirección intencionada de las preguntas resultan ser captadas por el lector consiguiendo un efecto contrario: desacreditar el estudio y por tanto eliminar cualquier influencia posible.
  • El resultado de una encuesta y el resultado electoral pueden ser diferentes sin que la primera no responda al contexto real en el que se enmarca.
  • ¿Cuando es mejor publicarlas? Va a depender de la coyuntura exacta de cada contienda electoral, y que por tanto, serán los estrategas de las diferentes candidaturas quienes debieran velar porque su uso responda a los intereses de las mismas.

 

Las encuestas electorales, los sondeos y los estudios de opinión han llegado a formar parte del entramado político en el que nos movemos en la actualidad. De esta manera, se consideran tanto instrumentos de estudio y análisis para los estrategas políticos como elementos de notable utilidad en el desarrollo de esas mismas estrategias.

Los ciudadanos se han acostumbrado a que el desfile en los medios de comunicación de diferentes encuestas se intensifique en los meses y semanas previas a las elecciones de manera que se convierten en un elemento de las propias campañas y precampañas al mismo nivel que los mítines, los vídeos electorales o el tradicional mailing.

Eso si, para que un estudio pueda ejercer esa pretendida influencia sobre los electores debe reunir ciertos requisitos en lo que se refiere a su credibilidad.

 

La credibilidad

Cuando hablamos del método, o de los factores que en este caso aportan credibilidad a la encuesta, la lógica conduce a analizar en primer lugar el tamaño de la muestra y la representatividad que ofrece. Pero únicamente un elevado número de entrevistas no garantiza la buscada representatividad.

Es necesario descartar que durante el periodo de elaboración del estudio, que en algunas ocasiones puede alargarse incluso semanas, se haya producido algún acontecimiento político o social que pueda distorsionar los resultados obtenidos.

 


Sólo si el ciudadano se cree el estudio que tiene delante el resultado que este proyecte en el futuro político que le afecta podría alterar de una manera u otra su percepción sobre esa realidad y, en consecuencia, su comportamiento electoral.

Esta alteración del comportamiento previsto no deberá suponer necesariamente una transferencia en el voto sino que puede ir también dirigida hacia la participación o, por el contrario, a la desmovilización.


 

Pero sería erróneo deducir, a partir de esa potencialidad de las encuestas, que la «cocina» de las mismas es el modo más sencillo de conseguir que respondan a los intereses estratégicos o electorales de cada momento de la campaña.

El descrédito no se ceñiría únicamente el estudio en si mismo, la responsabilidad de esas supuestas «manipulaciones» se extendería también a la empresa encuestadora, al medio que la publica y finalmente a la formación política que pudiese salir beneficiada de esos hipotéticos resultados.

 

 

¿Cómo influir sin manipular?

Es posible convertir los estudios de opinión en elementos útiles dentro de una campaña electoral. Sería recomendable descartar la manipulación como estrategia y analizar en qué ocasiones realmente puede ser útil la publicación de los resultados de una encuesta y en cuáles no.

Garantizaría la credibilidad de lo publicado si se aprovechara los momentos en los que se desprendan tendencias favorables o escenarios proclives a los intereses propios y abstenerse de filtrar encuestas desfavorecedoras.

Es necesario acertar en el diagnóstico de aquellas situaciones en las que es beneficiosa la publicación de sondeos. No basta con creer que ir por delante en las encuestas debe fomentar la presencia de estas en los medios de comunicación o que una previsible derrota recomienda esconder cualquier encuesta a la vista de la ciudadanía.

 

Las elecciones andaluzas del 2012

Hay situaciones en las que la publicación de encuestas que escenifican ventajas notables para una formación política no terminan por resultar tan beneficiosas y en los últimos meses hemos un claro ejemplo en España: las elecciones andaluzas del 25 de marzo.

El Partido Popular llegaba en una posición claramente ventajosa, tal y como se deducía de la inmensa mayoría de las muchas encuestas que aparecían en los medios de comunicación desde meses antes de los comicios.

Se manejaba un escenario que otorgaba al Partido Popular la mayoría absoluta que le permitiría llegar al gobierno andaluz, puesto que en el caso contrario se preveía un pacto entre PSOE e IU. Esa mayoría, que llegaba a ser muy holgada en muchos de los sondeos, parecía a ojos de la ciudadanía prácticamente garantizada unos días antes de la cita con las urnas.

El resultado final es por todos conocido: el PP resultó, efectivamente, el partido más votado, sin embargo, una caída final de varios puntos respecto a lo señalado por las encuestas dio lugar a un escenario parlamentario en el que el PP no alcanzó la mayoría absoluta y que a la postre, le ha arrebatado cualquier posibilidad de formar gobierno.

La reiterada publicación de encuestas y sondeos tan aparentemente beneficiosos para el partido que contaba con la condición de «favorito», terminó por resultar contraproducente para sus intereses, pues facilitó la desmovilización de muchos potenciales electores del PP que decidieron abstenerse.

¿Por qué fallan?

¿Mentían las encuestas sobre las elecciones andaluzas? ¿Carecían de fiabilidad todos y cada uno de los estudios que apuntaban a que el Partido Popular obtendría en las urnas la mayoría absoluta?

Es evidente que las encuestas electorales incurren muchas veces en errores. Una muestra excesivamente reducida, fallos en el diseño de la propia muestra o del cuestionario, ausencia de elementos de control… Lo novedoso en el caso de las elecciones andaluzas es que ningún estudio, independientemente de la muestra, el diseño o la empresa encuestadora, consiguió prever el resultado final.

Más allá de la fiabilidad metodológica de los diferentes estudios las encuestas no supieron predecir la desmovilización de un numeroso grupo de electores del Partido Popular.

El propio efecto desmovilizador del que hablábamos antes pudo llevar al elector que afirmaba a dos semanas de las elecciones ir a votar al Partido Popular a quedarse en casa el día de la votación.

 

Aunque no nos fiamos de los partidos

Estamos acostumbrados a dudar de los sondeos electorales, ya no por la credibilidad o no de las empresas que las llevan a cabo sino por la de aquellos que las encargan, y en especial, de aquellos que las hacen llegar a los medios bajo la denominación de «sondeos internos».

No deja de ser legítimo que los partidos políticos traten se aprovechar las encuestas como elementos al servicio de sus respectivas estrategias siempre que no se trate de un aprovechamiento fraudulento pasado por «cocina».

 

Fuentes: Libetad Digital, elaboración propia.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.