paco arribas

Siempre se ha dicho que sabíamos que una parte de la inversión en publicidad la tirábamos a la basura pero el problema era que no sabíamos cual. Pues esta antigua frase podría quedar obsoleta gracias a la ciencia médica.

El primer estudio realizado en España con tecnologías neurocientíficas, ha determinado que únicamente un 20% de los spots de TV superan los niveles mínimos para ser eficaces.

Uno de los principales objetivos de la comunicación comercial es que el mensaje que lanzamos a un posible comprador sea retenido en su memoria para que luego lo podamos recordar. Para que esto suceda, es imprescindible que el mensaje genere unos niveles mínimos de Atención y que además, esta Atención esté asociada a un sentimiento de Agrado para que esta asociación con el producto/mensaje sea positiva. Si no conseguimos superar estas premisas mínimas de Atención y Agrado, el spot no será recordado o si lo es, pudiera ser recordado por valores o características negativas. En los spots que se persigue el Desagrado como estrategia de Comunicación – alguna campaña de la DGT, las campañas contra el Tabaquismo o el Alcoholismo, etc., el Desagrado se considera como un factor positivo ya que es la vía diseñada para captar la Atención y así, crear memoria.
Leer más